Tokio 2021: Los Juegos Olímpicos consolidan la inclusión y la innovación

El Comité Olímpico Internacional afirmó que los Juegos Olímpicos de Tokio van a ser los mejores preparados de la historia.

Una de las cualidades que sobresale de la cultura japonesa es el afán por la innovación. Ya lo pudimos ver en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 1964, donde el país presentó ante todo el mundo, el tren bala, medio de transporte que alcanzaba los 300 kilómetros por hora. En esta ocasión, Tokio ha querido presentar una obra excepcional en cuanto a comunicaciones se refiere. ‘Maglev’ será el tren más rápido del mundo pudiendo alcanzar los 600 kilómetros por hora.

Este tren magnético no será el único cambio que haya en los medios de transporte, y es que la candidatura de Tokio, desde un principio, apostó fuerte por la inclusión social. Uno de los grandes objetivos de la capital japonesa es adaptar todos los recintos de los Juegos para que todo el mundo pueda acceder y disfrutar de las 55 deportes que se disputarán en el país durante este verano (33 olímpicos y 22 paralímpicos).

MEJORAS PARA GENTE CON MOVILIDAD REDUCIDA

Si empezamos por la villa olímpica, los 15.000 deportistas dispondrán de un automóvil eléctrico con capacidad para seis personas, incluyendo un lugar para personas en silla de ruedas. Una muy buena noticia para los 4.500 atletas paralímpicos que se citarán en Tokio.

También está en marcha la irrupción del taxi sin conductor, para desplazamientos hasta las sedes olímpicas. La candidatura ha querido llamar a este movimiento “proyecto robot”. Una exposición futurista que se hará realidad para, no solo los desplazamientos, sino, en un futuro, también puedan ejercer como guías en los estadios, pudiendo hablar hasta 10 idiomas, además de ser capaces de llevar el equipaje a una persona que no pueda con ello o la comida a su butaca.

Por su parte, el Estadio Olímpico, el mismo que albergó los Juegos de 1964, ha sufrido una remodelación integral para que todo el mundo acceda sin ningún tipo de problema al recinto. Sirva como ejemplo la instauración de taquillas a baja altura para las personas que accedan a las instalaciones en silla de ruedas y las audioguías que proporcionarán información a las personas invidentes.

UN PROYECTO A LARGO PLAZO

Con estas novedades, Japón no solo quiere demostrar que es posible un mundo accesible para todos, sino que pretende que se ponga en práctica en lugares donde todavía no han dado el paso definitivo en este aspecto. Diversas circunstancias han querido que Tokio sea la única ciudad que ha albergado dos Juegos Paralímpicos. El país se ha volcado con ello.

Para concienciar a la sociedad de la importancia de la inclusión social hay que hacer hincapié en el marco educativo. Por ello, salió adelante el programa “Soy Posible”; para que las nuevas generaciones tengan conocimiento y se involucren en el movimiento paralímpico. Este se ha implantado en 20.000 escuelas de Japón. Consiste en abrir y acercar a los estudiantes el paralimpismo, buscando romper así, desde jóvenes, con todas las barreras posibles y prejuicios establecidos.

En España, el impulso al paralimpismo renació en 2005, cuando el Comité Paralímpico Español, apoyado por Iberdrola, apostó por el Plan ADOP (Ayuda al Deporte Objetivo Paralímpico). Una forma de dar visibilidad al deporte paralímpico y ayudar en términos económicos al deporte español. España es considerado un país puntero en el mundo paralímpico y así le avalan las 651 medallas que se han conseguido a lo largo de la historia. En Tokio, las estrellas de nuestro deporte contarán con la opción de aumentar ese amplio casillero. Todo ello bajo el marco social innovador e inclusivo.

Eventos de la magnitud de la cita olímpica hacen crecer a un país. Movimientos como los que se está promoviendo en Japón hacen crecer a la humanidad.

Ir arriba