Sandra Sánchez, leyenda española e historia del deporte mundial

Nuestra karateca cumple su sueño. La primera medalla de oro de la historia en la modalidad de kata es española.

 

Nunca es tarde para hacer realidad el sueño de alcanzar y tocar la gloria en representación de tu país. Sandra Sánchez (Talavera de la Reina, Toledo) consiguió el primer oro de la historia del karate, en la modalidad de kata, ¡siendo esta la medalla número 55 de su trayectoria deportiva!

“No importa, eres la mejor”

La vigente campeona del mundo y hexacampeona de Europa lo ha logrado todo en el deporte que escogió con 4 años, cuando sus padres le apuntaron a ballet y ella se rebeló para hacer artes marciales como su hermano.

Según fue avanzando en los entrenamientos empezó a presentarse a competiciones infantiles. A pesar de no conseguir títulos, siempre escuchaba la voz de sus padres animándole a continuar: «No importa, eres la mejor».

Sandra es ejemplo de resiliencia: con 20 años renunció a entrenar en el CAR para cuidar a su madre, enferma de cáncer. Cuando quiso volver no la readmitieron. Ahora, su nombre permanecerá intacto en las páginas doradas del deporte mundial. 

En 2015, fue la primera karateka española campeona de la Liga Mundial de Kárate en la modalidad de kata. Desde ese instante nunca se ha vuelto a bajar del podio.

La COVID-19 interrumpió los sueños de gloria de nuestras deportistas. Pero ni la pandemia pudo con ella. Ha sabido reponerse y superar todos los obstáculos, llevando hasta el final su lema: “No te canses de intentarlo y convertir lo imposible en una realidad”. Las redes sociales fueron testigo de su durísimo entrenamiento durante aquellos meses de incertidumbre, con vídeos en los que exhibía ejercicios de altísima exigencia.

Esta misma determinación es la que llevó, en 2018, a la Federación Mundial de Kárate a nombrarla mejor karateca de la historia en kata femenino. Además, también ha entrado en el libro Récord de los Guiness como la karateca con más medallas del mundo, gracias a las 55 que ha logrado entre campeonatos mundiales, europeos y de España, que ha redondeado ahora con esta medalla olímpica.

El Kárate llegó tarde a nuestro país pero ha ido progresando en los últimos años, gracias a referentes, ya leyendas, como Sandra. Hace unos meses, para ella estar en Tokio era “un regalo”; ahora ha devuelto a España ese regalo en un premio con forma de medalla y abanderada de todo el deporte español.

Sandra hace historia, una vez más. ¡Enhorabuena!

 

Ir arriba