Teresa Portela, Silvia Navarro y Liliana Fernández, tres deportistas de élite, nos detallan cómo está siendo este periodo en sus casas con sus pequeños y cómo lo compaginan con el deporte, una tarea si cabe más compleja en tiempos de confinamiento

Las madres son un referente en nuestras vidas. Por su alegría, su fuerza y energía en los buenos, pero sobre todo en los malos momentos. Ellas tienen la capacidad de levantarnos cuando caemos y de arroparnos en las noches sabiendo que a su lado siempre todo estará bien. En la dura situación que nos está tocando pasar, ese sentimiento inmaterial se nota más aún.

Todos sabemos las dificultades que entraña vivir una situación de confinamiento como la actual, que se complica si en la familia hay niños pequeños que requieren de la atención de sus padres durante todo el día. Si además, a esto le sumamos que las deportistas necesitan varias horas al día para entrenar y que tienen que realizarlos desde casa, se convierte en un todo un reto.

Este es el caso de nuestras protagonistas: Teresa Portela, Silvia Navarro y Liliana Fernández. Ellas nos han relatado sus experiencias como madres deportistas en este tedioso y atípico momento, pero que gracias a sus hijos se ha convertido en un aprendizaje diario.

Teresa Portela con su hija

Para la piragüista Teresa Portela que ha participado en cinco JJ.OO. es una “forma positiva para disfrutar más de los míos”, declara con alegría, ya que cuando es momento de ponerse a entrenar, su hija Naira de seis años, es consciente de ello aunque “ahora mismo no le guste mucho”.

Con profesionalidad, siguiendo sus rutinas de ejercicios para preparar la que será su sexta cita olímpica, Portela se queda con el tiempo que está pudiendo aprovechar con su pequeña: “Desayunamos con calma, jugamos mucho, realizamos manualidades e incluso me ayuda a cocinar”, apunta la deportista gallega.

La jugadora Silvia Navarro junto a su hijo

Acostumbrada a resolver momentos complicados a una alta velocidad, Silvia Navarro, portera de la selección española de balonmano que se proclamó subcampeona de Europa en 2019, dice estar viviendo “una situación nueva para todos los integrantes de la familia”. Sincerándose, reconoce que echa de menos poder ejercer con normalidad “el deporte y su profesión”.

Desarrollando con responsabilidad “la labor de maestras para que los pequeños no se descuelguen demasiado”, en la casa de Silvia se lo pasan muy bien todos juntos, debido a que respetan e incluso colaboran a la hora de hacer ejercicio, y se le cae la baba cuando escucha: “Mamá, mola más que hagas deporte aquí”.

Liliana Fernández haciendo deporte junto a su hijo

La vida de una profesional del deporte está acompañada de viajes y de visitar países de forma constante. Por eso, para Liliana Fernández, lo positivo del confinamiento es que saca tiempo para su marido y su hijo Saúl: “Puedo compartir tiempo con ellos y verlo crecer de cerca, no a través de fotos o vídeos”. Aunque sabe que esos desplazamientos forman parte de su labor profesional, se “siente mal por perderse los avances de su hijo”. Con determinación, aclara: “Es algo que me perdí en su primer y segundo año de vida, que ahora puedo disfrutar”.

El día a día es “un reto continuo”, declara entre risas esta jugadora de voley playa, que estará en Tokio junto a Elsa Baquerizo, y que cuenta con todo el material necesario en su domicilio: “Tengo un gimnasio con pesas de hormigón improvisadas porque me faltaba peso y también una bici con rodillo. Gracias a que Iberdrola me facilitó en su día una serie de materiales, en la actualidad cuento con una cinta de correr y puedo exigirme mucho más en la parte de cardio”, señala agradecida Liliana.

Con las nuevas medidas establecidas por el Gobierno, los deportistas ya pueden por fin salir a correr al aire libre y pondrán fin a casi dos duros meses de entrenamientos exclusivamente en casa. Comienza así una nueva cuenta atrás para sus sueños de gloria, en la que volverán a exigirse al máximo para demostrar en Tokio que ellas valen oro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *