Lucía Machado: De escaparse de clase para surfear a campeona histórica de España

 

Campeona de España sub-18 y en categoría absoluta en apenas un par de días. Criada entre las olas de Gran Canaria, Lucía Machado se abre hueco entre las grandes estrellas del surf de nuestro país.

 

Lucía Machado atiende a Ellas Valen Oro con la inocencia y timidez propias de la edad: “Últimamente he conseguido muy buenos resultados. He participado en la liga Iberdrola y estoy surfeando muy bien”, cualquiera diría que en su palmarés brillan dos campeonatos de España.

 

 

 

Su estado de forma es absolutamente espectacular. Las olas bailan al son que marca su tabla. Siempre bien posicionada, rompe entre la marea y deslumbra a propios y a extraños cuando rompe el mar: “Vengo de surfear en Asturias, en la otra punta del país y cambia mucho, sobre todo por el clima y el agua. Hace muchísimo más frío. En Gran Canaria todavía estamos en verano, además las olas allí son de arena y donde yo surfeo el fondo es de roca”, sentencia Lucía después de proclamarse campeona del Goanna Pro, un prestigioso torneo en la costa asturiana.

 

 

 

De su enorme papel en el Campeonato de España le cuesta hablar. Se enorgullece, pero va con pies de plomo, su carrera es muy larga y no quiere que este éxito le ciegue: “Fue todo en la misma semana porque iba categoría a categoría. Fue una pasada auténtica. No me lo esperaba para nada y fue increíble, un sueño. No me esperaba ni ganar en el sub-18, somos muchas chicas y las hay que surfean realmente bien. Cada campeonato es un mundo y este me salió bien, pero podría haberme salido mal también”, dice Lucía mientras confirma que el empuje de las categorías inferiores del surf femenino en nuestro país es muy fuerte: “Ahora mismo las juniors estamos a un nivel bastante alto y estamos haciéndonos notar entre las profesionales”, y tanto.

 

 

 

Mientras la multitud congregada en la playa de Valdoviño, en Galicia, celebrara el doblete de Lucía, ella se iba corriendo para celebrarlo con su gente más cercana: “Nada más salir del agua me puse en vídeo llamada con mis padres y con mi hermana que no pudieron ir a verme y me felicitaron por ahí. Luego estaban mis amigos en la playa y fue un momento súper especial que no voy a olvidar. Todo muy emotivo y muy emocionante”.

 

 

 

Lo que Lucía tiene muy claro es que el apoyo de Iberdrola está siendo clave en el crecimiento de este maravilloso deporte: “Gracias a Iberdrola hemos tenido muchos campeonatos en el circuito y está ayudando bastante porque está motivándonos a todas a viajar y a competir y eso hace que suba el nivel y demos más la cara fuera de España. El nivel ha subido una pasada y se puede ver. Los resultados de las españolas cada vez son mejores fuera de España y estamos por el buen camino”, sentencia

 

 

Recapitulando, no tiene claro el momento exacto en el que se subió a una tabla de surf por primera vez, pero sí cuándo se dio cuenta de que el surf le empezaba a apasionar: “Volví a surfear a los 8 años, más o menos, y como lo hacía con amigas la motivación creció. Empezamos a viajar todas juntas y en vez de verlo como una competición, lo veía como disfrutar del deporte y de la convivencia, por lo que era más un juego que otra cosa. Una vez he ido consiguiendo resultados me lo he ido tomando más en serio, pero lo importante es disfrutarlo”, y si del pasado habla con una sonrisa en la cara, cuando menta al futuro se pone más seria y reconoce tener un objetivo en mente: “Me encantaría estar en París 2024, pero es un objetivo a largo plazo y hace faltar tener un nivel muy alto. A mi me encantaría. Hay que trabajar muchísimo y lo voy a intentar, pero es complicado. Con trabajo y esfuerzo este objetivo puede llegar a ser realista, sí”.

 

 

 

A sus 17 años, Lucía compagina el surf al más alto nivel con sus estudios, una tarea compleja, pero que con perseverancia y esfuerzo es posible, siendo todo un ejemplo para sus compañeros: “Vivo muy cerca del instituto y ahora me está dando tiempo a surfear antes de ir a clase. Pero es verdad que hay veces que se que hay olas buenas en algún sitio y salgo un poco antes de clase, pero siempre intentando perder las menos horas de clase posibles. Viajamos mucho, pero ahora con las clases… es difícil de compaginar. Intento viajar menos y ajustar las fechas. Muchas veces salgo del agua y me voy directa a estudiar. Estoy en 2do de bachillerato y quiero hacer fisioterapia cuando termine. Siempre me ha encantado”.

 

 

 

Ir arriba