Loida Zabala es invencible: diploma histórico y a por París

Iberdrola sigue avanzando en su compromiso con el impulso a la visibilidad del deporte femenino español. En una nueva entrega de “Invencibles”, Loida Zabala, referente paralímpica que compite en levantamiento de potencia adaptado, es la protagonista. 

Nacida en Cáceres hace 34 años, Loida Zabala es una de las grandes deportistas de nuestro país. Diploma en Pekín, Londres y Rio de Janeiro, la extremeña ha tenido una vida llena de obstáculos que ha sabido superar: “No sé si existe el destino, pero la verdad nunca es tan dura si la miras a los ojos”, afirma.

A los 11 años de edad las piernas le dejaron de responder debido a una mieditis aguda, una enfermedad neurológica que afecta a la médula espinal. Pronto se dio cuenta de que el deporte era una vía de escape imprescindible y empezó a entrenar. En su palmarés destacan los Récords de España de levantamiento de peso corporal en 5 categorías, siendo campeona de nuestro país en 16 ocasiones.

Tokio era una ciudad que le trae muy buenos recuerdos, ya que allí logró el oro en la Copa del Mundo en 2019. La halterófila extremeña levantó 93 kg en su primer intento y acabó sexta en la categoría de -50 kg de los Juegos Paralímpicos, logrando así su cuarto diploma. Histórico. 

Antes de partir hacia Japón, Loida recordó el papel importante que está jugando Iberdrola en el deporte paralímpico: “Me gusta colaborar con Iberdrola unen nuestros valores a los suyos y nos da muchísima difusión. Me ha ayudado mucho, no solo como deportistas para entrenar en alto rendimiento, si no también para ganar el “Premio al Proyecto Solidario”, con el que he creado una fundación que ayudará a muchísimas personas”.

Su capítulo en Invencibles es un llamamiento a la resiliencia, algo a lo que la propia Loida Zabala hace referencia: Ante el impacto, resistencia. Ante la adversidad, coraje, explica. 

Haciendo referencia a su disciplina en el deporte, Loida Zabala hace un paralelismo con la vida que bien puede ser utilizado para cualquier momento o circunstancia, y que, sin duda, puede incluso tratarse de una filosofía o forma de vivir: “El deporte a veces no nos deja expresar lo que sentimos. Pero en la vida, mi papel está lleno de emociones, y pienso bordarlo. Porque no sé si existe el destino, pero si existe, sé que puedo levantarlo”.

¡Muchísima suerte, Loida!

Ir arriba