Portar una bandera, ser la cara visible que represente a más de 46 millones de personas en el evento deportivo más importante que tiene lugar cada cuatro años. Es una experiencia inolvidable que solo unos pocos tienen, el privilegio y la satisfacción de cumplir un sueño que todo atleta de alto nivel tiene.

En España, hasta dos mujeres han sido abanderadas en unos Juegos Olímpicos de Verano. La más reciente portadora y referente para España fue la yudoca Isabel Fernández en Atenas, en el año 2004.

 

La alicantina, poseedora de la triple corona de oro en judo: olímpico, europeo y mundial, con ese oro en Sidney 2000 y el bronce en Atlanta 1996, no pudo volver a repetir medalla en Grecia. La deportista alemana Boenisch se impuso a Isabel en primera ronda. Así pues, la española fue a la repesca, donde venció hasta tres combates y en el cuarto, se midió a la cubana Yurisleidy Lupetey para colgarse la medalla de bronce. No terminó con un final feliz, ya que fue la centroamericana quien se alzó como tercera en Atenas 2004, pero Isabel Fernández demostró la disciplina, valentía y el coraje que siempre le caracterizaron como deportista de élite.

Dieciséis años antes fue Cristina de Borbón la primera mujer española abanderada en unos Juegos Olímpicos de Verano. La hija de Juan Carlos I de España y Sofía de Grecia y Dinamarca representó a nuestro país en la jornada inaugural de los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988 al ser suplente en el equipo español de Vela de la categoría 470.

 

Fue la primera vez que esta modalidad tenía competición femenina en unos Juegos Olímpicos, aunque el oro fue para el equipo francés, la plata para el chino y el bronce para el barco americano. Donde sí tuvo España éxito fue en los siguientes JJOO, en los que Patricia Guerra Cabrera y Theresa Zabell consiguieron el oro en la citada modalidad 470 de vela en Barcelona 92, esa ciudad condal donde Cristina de Borbón izó la bandera olímpica el 9 de octubre.

Sin embargo, es en los Juegos Olímpicos de Invierno donde encontramos más mujeres portadoras de la bandera española en las ceremonias inaugurales. Blanca Fernández Ochoa lo fue en Sarajevo 84 y Albertville 92; Ainhoa Ibarra, quien actualmente es directora de su propio club de esquí, portó la bandera en Calgary 88 y Lillehamer 94. La exesquiadora y actual política, María José Rienda, también portó la bandera en Turín 2006, así como la catalana Queralt Castellet, competidora en snowboard,  la más reciente deportista en ser la representante de España en una cita olímpica, Vancouver 2010.