La lucha contra el cáncer: la victoria más importante

Todo deportista está acostumbrado a competir, conocen lo que es el esfuerzo, dar todo lo que tienes dentro para conseguir tus objetivos. Pero, ¿y si esa competición no es buscada? ¿Qué ocurre si la enfermedad se pone en tu camino y hace tambalear todo lo que has conseguido durante años? 

Nadie es inmune, ni siquiera los deportistas de élite. La superación del cáncer se ha duplicado en las últimas cuatro décadas en España, pero aún sigue haciendo falta una mayor investigación para salvar más vidas. Y no es una batalla, es una carrera de fondo: un proceso en el que cada día hay que ir superando obstáculos más complicados.

El deporte sirve de inspiración para aquellos que tienen que superar una enfermedad en la que el aspecto psicológico es clave, y puede dar apoyo a los tratamientos de forma terapéutica. Son varias las deportistas de nuestro país que han tenido que hacer frente al cáncer y en los últimos meses dos casos han impactado al mundo del deporte: el de la jugadora de fútbol Virginia Torrecilla y la tenista Carla Suárez. La primera, fue diagnosticada el pasado mes de mayo de un tumor cerebral, y la segunda, de un linfoma de Hodgkin.

VIRGINIA TORRECILLA

La jugadora del Atlético y una de las capitanas de la Selección Española, Virginia Torrecilla, estaba corriendo en una cinta cuando comenzó a encontrarse mal. Podía hacer con normalidad su rutina de entrenamiento, pero cuando le tocaba correr o saltar, sentía una tensión muy fuerte en la cabeza. Se lo comentó preocupada al médico del equipo y le hicieron inmediatamente un TAC.

 

Gracias a la rápida detección, pudo ser operada de urgencia. Su vida sufrió un vuelco y decidió contarlo en sus redes sociales, ya que siendo un personaje público sentía que podía ayudar a personas que estuvieran en la misma situación. Asegura que esto le ha servido para aprender gracias a todas las historias que le llegaron de personas que han estado o están en el mismo proceso. Ha pasado por radioterapia y en estos momentos está recibiendo sus últimas sesiones de quimioterapia. 

No hay día que no sueñe con volver a jugar junto a sus compañeras, que le han ayudado y apoyado en todo momento. Y en enero, cuando el Atlético conquistó la primera Supercopa de la Reina de su historia, tuvieron un gesto con Virginia que emocionó a todos y se convirtió en viral en todas las redes sociales. Tenían claro que la copa tenía un valor especial, era para su compañera. La capitana, Amanda Sampedro, subió al palco a recoger el trofeo junto a ella, y lo levantó al cielo. Demostraron que el equipo y el compañerismo, están por encima de cualquier título.

CARLA SUÁREZ

La tenista Carla Suárez fue diagnosticada con un linfoma de Hodgkin y ya ha superado todas las sesiones de quimioterapia, como anunció el pasado 25 de enero. Ahora se centra en volver a competir en el circuito de tenis y tiene como objetivo llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Carla asegura que nunca se ha rendido y no le tiene miedo al linfoma de Hodgkin porque está en las mejores manos.  Agradece que gente en su misma situación se hayan puesto en contacto con ella, lo que le ha ayudado a afrontar el cáncer de la forma más positiva posible. Ve similitudes entre el tenis y su enfermedad, donde compites y tienes que salir hacia adelante “tú sola”, y confía en que todo quede en un mal recuerdo.

  

Su participación en la campaña de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) para el Día Mundial Contra el Cáncer tiene la intención de transmitir un mensaje positivo por la recuperación.

BEATRIZ PAREJO

Para realizar tratamientos y que la supervivencia a la enfermedad aumente, es imprescindible la investigación y el desarrollo en Ciencia. Beatriz Parejo, jugadora de sóftbol, es también investigadora sobre el cáncer de páncreas.

No solo compite en los campos luchando por ir al Mundial con la selección, sino que también lo hace en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, donde centra todos sus esfuerzos en acabar con la alta mortalidad que tiene este tipo de cáncer. Esto ocurre por su tardía localización, ya en etapas avanzadas, debido a que los primeros síntomas no son iguales que en otras enfermedades.

En un momento en el que afrontamos una pandemia mundial, nos hemos concienciado más que nunca sobre la importancia de la Sanidad y de la investigación para poder hacer frente a las enfermedades. Sin tener esto claro, no podemos avanzar como sociedad. Beatriz, ganadora de varias ligas y Copas de la Reina, asegura que es necesario visibilizar la enfermedad e invertir más, ya que “la investigación de hoy, es la medicina de mañana”. Gracias a la ciencia, son muchas las deportistas que lo han superado. 

NATACHA LÓPEZ

Natacha López es una atleta con larga trayectoria en carreras populares. Siempre dio muestras de su capacidad de superación: en 2007 estuvo 742 días seguidos corriendo entre ocho y nueve kilómetros, pero tuvo que parar estando embarazada. 

En 2015 ganó la Carrera de la Mujer en Valencia. Pocos meses después, empezó una carrera muy diferente, llena de obstáculos. Fue diagnosticada con cáncer de mama.

La práctica del deporte supuso un impulso durante la lucha. Cuando su oncóloga le recomendó llevar una vida activa, no dudó en volver a correr.

Natacha superó la carrera más importante de su vida y volvió con más fuerza. En 2017 ganó la Maratón de Vitoria.

 

En 2018 realizó el ‘Reto42Kancer’ junto a su marido: 15 maratones en 365 días, desde el 14 de mayo de 2017 hasta el 13 de mayo de 2018. Querían dar visibilidad a la enfermedad y recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Fundación Diagrama, que presta atención a personas en riesgo de exclusión social. Éxito rotundo.

Hoy es entrenadora en su propio club de running: “Natacha López Training Team (NLTT)”. Es un proyecto con vocación de activismo, en el que entrena a mujeres con cáncer de mama y traslada su experiencia personal de superación a través del deporte.

ANITA PARÍS

Anita París no rehuye los retos. Aunque no es muy frecuente a una edad temprana (18 años), le diagnosticaron cáncer de mama. Incluso sufriendo una recaída dos años después, la estrella de nuestro fútbol decidió encarar su nueva vida con decisión

Conocedora de lo positivo que es el deporte para superar esta enfermedad, Ana intentó ir siempre que pudo a los entrenamientos de su equipo. Su espíritu de superación consiguió que nunca dejara de sentirse futbolista, incluso en los momentos más complicados. “Todo lo que me rodeaba en ese momento era importante: mis compañeras, mis amigas, mi familia… El fútbol te ayuda mucho, te marcas pequeños objetivos contra tu enfermedad y ves que poco a poco los vas alcanzando. El deporte es vida, para mí es fundamental. Además, también necesitas tiempo libre para despejar tu mente y que esté lo más descansada posible”, recuerda.

Ahora, con 28 años, disfruta del fútbol en el U.D. Almería. Ha cambiado el fútbol sala por el fútbol once. Por si fuera poco, las dos roturas de ligamento cruzado que ha sufrido su rodilla derecha quedan incluso en anécdota. Experiencias de las que Ana ha aprendido y utilizado para crecer como persona y deportista.

RUTH AGUILAR

Ruth Aguilar representó a España como miembro del equipo nacional de balonmano sub-17. Tras sufrir un duro accidente de tráfico con 18 años, quedó paralítica. Sin embargo, este revés no impidió que el deporte siguiera siendo la piedra angular de su vida.

 

Son muchos los deportes que ha practicado, desde baloncesto con silla de ruedas a triatlón, pasando por el lanzamiento de jabalina. Fue en este último donde logró su mayor éxito: representó a España en los Juegos Paraolímpicos de Londres 2012.

En 2017, a Ruth le diagnosticaron un cáncer de colon, al que ha estado plantando cara estos últimos años con la misma dedicación y preparación con la que encaró su sueño olímpico. Desde 2019, lidera el proyecto ‘Unlimited Wheels’, que tiene por objetivo el fomento de la integración de las personas con discapacidad a través del deporte. 

Ruth se declara una “enamorada de la vida”. Además, reconoce que la vida también le ha “acariciado” a través de “preciosos regalos”, como sus tres hijos, y como las vivencias que le han permitido “acumular fortaleza y experiencia” que ahora emplea para ayudar a otras personas a superar retos.

CARLOTA SERRANO

La atleta Carlota Serrano estaba en el mejor momento de su carrera deportiva cuando le diagnosticaron cáncer de mama. Subcampeona de España en 400 metros valla en 2013, la noticia paralizó su progresión deportiva, pero no su vida. 

Después de unos meses nada fáciles, sacó fuerzas para seguir adelante. Logró “encontrarse a sí misma” y comenzó “a vivir el presente”. Un lazo rosa tatuado en su brazo representa la carrera en la que más obstáculos ha tenido que saltar. 

 

Dos años después, en 2017, se convirtió en el foco de una investigación del Grupo de Investigación del Cáncer de Mama (GEICAM) para determinar cómo repercuten los tratamientos contra el cáncer en deportistas de alto rendimiento. El objetivo es comprobar qué efectos han tenido los tratamientos, como la quimioterapia, en su rendimiento físico y su readaptación al deporte.

Que las estrellas del deporte español hagan pública su situación frente al cáncer permite normalizarlo y eliminar los estigmas que pudieran existir. Contar sus experiencias y mostrar sus logros ayuda a otras personas a sobrellevar su proceso con la mayo entereza posible, concienciando también a la sociedad actual sobre la importancia de la investigación y la detección temprana del cáncer.

En el Día Mundial contra el Cáncer, las historias de superación de nuestras referentes  constituyen un ejemplo para apoyar a todos los que están inmersos en la carrera más importante de su vida.

Ir arriba