Eva Moral: ocho años de lucha por el sueño olímpico 

 

La vida de Eva Moral cambió por completo en septiembre de 2013, cuando, bajando en bicicleta por el conocido puerto de La Morcuera, en la Comunidad de Madrid, chocó con un quitamiedos y se precipitó por un barranco de 7 metros. 

 

El accidente me produjo una lesión medular y a partir de ese momento necesito una silla de ruedas para caminar. Decidí seguir practicando el deporte que tanto amaba: el triatlón”, cuenta Eva Moral, sonriente. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Eva Moral (@evamoral82)

Con un palmarés envidiable, ha sido Campeona de España de Ciclismo Adaptado en ruta, logrado el primer puesto en la contrarreloj de la Copa de Europa de ciclismo adaptado, Campeona de España y de Europa de Paratriatlón, oro en la Copa del Mundo de Paratriatlón en Altafulla o primera en la maratón de Sevilla en 2016. Casi nada. 

La educación ha jugado siempre un papel fundamental en la vida de Eva, que tiene claros cuáles han sido los ingredientes de la receta en la que se apoyó seguir disfrutando de su pasión después del accidente: “Las cosas pasan porque tienen que pasar y no hay que darle más vueltas. Sobreponerme a aquella situación va en mi carácter; no rendirse nunca, que es lo más importante. Y creo que mucha culpa de eso la tienen mis padres, juntos estuvimos al cien por cien y luchamos para seguir adelante y volver a practicar mi deporte”. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Eva Moral (@evamoral82)

Con la carrera de derecho terminada y siendo abogada, Eva mantiene firmes sus prioridades: “Vivo por y para el deporte. Son 24 horas, cuando no estás entrenando estás pendiente de descansar bien, de alimentarte bien y de estar psicológicamente serena para poder afrontar el siguiente entrenamiento”. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Eva Moral (@evamoral82)

El deporte paralímpico cuenta en ella con una referente que quiere seguir haciendo historia en Tokio: “Es un sueño para todo deportista. Cuando pienso en el sueño es como el colofón a estos ocho años de lucha. Voy a intentar disfrutar de ellos, saborearlos al máximo, y demostrar que todo se puede y que de una cosa mala también se sacan muchas cosas buenas”.

¡Mucha suerte, Eva!

Ir arriba