Miriam Casillas: “En la línea de salida, cuando te nombran, te das cuenta de que has conseguido el sueño olímpico”

En Tokio, Miriam Casillas (Badajoz, 1992) podrá volver a disfrutar de la sensación única de estar en unos Juegos Olímpicos. Y no será por los contratiempos que ha tenido para llegar hasta aquí, puesto que hasta hace unos meses, llevaba desde 2017 sin poder correr, debido a una cirugía que tuvo que realizarse en su pie izquierdo. La incertidumbre de si recuperaría su mejor nivel existió, pero la triatleta ha superado sus propios límites para luchar por su sueño olímpico.

Miriam tiene la implicación por bandera. Tanto es así que, en 2016, en una semana cumplió dos de sus objetivos por los que luchó durante tanto tiempo: acabó la carrera de medicina y se clasificó para los JJOO de Río. Este año, Miriam encara su segunda participación olímpica con más entereza que nunca y con ganas de hacer historia, pese a la lesión.

Con el paso del tiempo, la perseverancia y las metas que se fue marcando dieron sus frutos hasta llegar al nivel que se propuso, e incluso llegándolo a mejorar. Ahora, la triatleta entrena cada día para llegar de la mejor forma posible a Tokio.

PREGUNTA. Hace poco que ha comenzado la temporada olímpica, ¿qué balance haces de esta última temporada, tan extraña y atípica?

RESPUESTA. Es muy difícil hacer un balance porque competimos poco. Fuimos conociendo las competiciones con poca antelación. Toda nuestra planificación se hizo pensando en los JJOO de Tokio desde que se pospusieron. A nivel de resultados, ha habido un par de carreras de las que estoy muy contenta. Con respecto a los entrenamientos, ha sido una gran temporada. Hemos diseñado una gran base para lo que vendrá en unos meses, que es cuando tendré que poner el cuerpo al límite para llegar lo mejor posible a Tokio. Ya estar clasificada me ha dado tranquilidad. Ha sido una etapa difícil pero muy positiva.

P. ¿De qué manera afecta al deportista, y a ti concretamente, que lleves preparándote cuatro años para la cita y que se tengan que posponer los JJOO?

R. Cuando se pospusieron estaba todo bastante mal. Todos pensamos que era la decisión más acertada. No se podían celebrar unos Juegos y además no teníamos las condiciones idóneas para entrenar. En ese momento fue una tranquilidad el hecho de que se pospusieran, simplemente se alargaba un poco el sueño olímpico y lo vi como una oportunidad para llegar siendo mejor triatleta. Me lo tomé como tenía 365 días más para conseguirlo.

P. ¿Qué solución encontraste durante los meses de confinamiento para poder entrenar? Nos consta que el confinamiento lo tuviste que pasar en Portugal, ¿cómo afrontaste esos meses tan complicados?

R. Decidí quedarme en Portugal, por no moverme mucho, hasta el 1 de julio que abrieron las fronteras con España. Tuvimos la suerte de que la situación no fue tan grave como en España y podíamos salir a correr una vez al día. Más tarde pudimos salir también bici, hasta entonces nos entrenábamos con el rodillo. Donde más me afectó fue en la natación porque hasta finales de abril no abrieron las playas, que fue el lugar donde nos entrenamos.

P. ¿Cambiarías algo en tu primera preparación para unos JJOO?

R. Soy una atleta muy diferente a la que era en 2016. No cambiaría nada de la preparación, creo que no hubiera podido llegar a los Juegos de otra forma. La clasificación de 2016 fue muy dura y no me permitió llegar al cien por cien, porque tuve que competir demasiado los meses anteriores. Era mi primer año en el nivel más absoluto. Aquella exigencia era lo único que me abría la puerta a los Juegos de Río. No lo cambio por nada.

P. ¿Cómo llegas a estos JJOO? ¿Te ves con más madurez, más entera deportivamente hablando, después de pasar tus primeros JJOO?

R. Por supuesto. Solo el hecho de clasificarme a Río de Janeiro fue algo que, si me hubieran dicho un año antes, no me lo hubiera creído. Era novata. No tenía mucha experiencia y mi nivel era bastante inferior. Ahora la experiencia juega un papel muy grande y mi madurez en este tipo de competiciones es mucho mayor. Te da un punto de vista distinto y creo que positivo.

P. ¿Cuándo te das cuenta que realmente estás en los JJOO?

R. En la línea de salida, cuando te nombran. Ese es el momento en el que te dices a ti misma: “Ya estás en unos Juegos Olímpicos, estás cumpliendo un sueño y que solo queda disfrutarlo”. La sensación de estar por primera vez ya no la voy a tener, pero lo que siempre he tenido claro es que iba a hacer todos los esfuerzos que hicieran falta para volver a participar.

P. ¿Cuándo supiste que podías estar en la élite del triatlón y poder competir con las mejores del mundo?

R. Hay dos puntos de inflexión en mi vida. A los 18 años, me fui a Madrid a estudiar la carrera de medicina y entrenar en el Centro de Alto Rendimiento. Fue mi primer gran cambio vital. Empecé también a darle más importancia al triatlón. Una vez compito en los Juegos de Río y acabo la carrera es cuando me siento totalmente profesional, ya que todo mi esfuerzo se enfoca en el triatlón.

P. ¿Qué referente has tenido en el mundo del triatlón?

R. En España lo tenemos muy fácil. Javier Gómez Noya es todo un referente. Cuando yo empecé era cuando él comenzó a destacar internacionalmente. Mi referencia femenina ha sido y es Ainhoa Murua, con la que he podido competir y disfrutar en los Juegos de Rio. Me hizo mucha ilusión. Le enseñé una foto que tenía con ella cuando tenía 12 años. Pudimos repetir esa foto. La Miriam de 12 años jamás se habría imaginado que aquella foto se podría repetir. Menos aún en unos Juegos Olímpicos.

P. ¿En qué momento crees que está el deporte femenino español?

R. Está creciendo muchísimo. Esperemos que siga así muchos años para que se pueda igualar o acercar lo máximo posible al deporte masculino. Me considero una privilegiada porque creo que, en el triatlón, por ser un deporte moderno, hay una igualdad total y siempre me he sentido arropada en ese aspecto. Hay compañeras y amigas de otros deportes y disciplinas que no tienen esa suerte.

P. Iberdrola se involucra para dar visibilidad e impulso.

R. Es necesario. El deporte femenino estaba a años luz del masculino y creo que se sigue necesitando impulso para que ahora todo sea más fluido y el deporte pueda seguir creciendo. Acciones como las que está haciendo Iberdrola son muy importantes. No solo a nivel económico. También a nivel digital. Las próximas generaciones marcarán el crecimiento del deporte.

P. Aprovechando que estás en la rama de medicina, ¿cómo estás viviendo esta situación del COVID-19?

R. Fue difícil para mí. Sientes que la medicina es muy necesaria y yo soy médico y no estaba ejerciendo de ello. Poco a poco fui entendiendo cuál es mi lugar e hice lo que pude para ayudar en esta situación. Tener el apoyo de familia y amigos que están trabajando en el mundo de la medicina me ha dado más fuerzas y ganas para estar preparada para cuando vaya a ser médico.

P. Por último, ¿qué objetivo te pones en Tokio? ¿Con qué resultado estarías completamente satisfecha?

R. Es difícil. No hay un resultado con el que creo que pueda irme contenta o descontenta. Con el mismo resultado podría estar satisfecha o no. Depende de si estos años de preparación me han hecho llegar bien y me han permitido hacer todo lo que estaba en mi mano para llegar lo mejor posible. Me apetece mucho correr el relevo mixto, que se va a realizar por primera vez. Creo que podemos aspirar al diploma olímpico.

Ir arriba