Con la mirada puesta en los Juegos de Invierno de Pekín 2022, el patinaje artístico sigue evolucionando gracias a deportistas como Sara Hurtado u Olivia Smart y grandes promesas que han sido protagonistas en el pasado Campeonato de España de San Sebastián

Hay presente, pero también futuro. El patinaje artístico atraviesa uno de sus momentos más dulces en España. Más allá de la kilométrica huella que ha dejado Javier Fernández, la consolidación de nombres como Sara Hurtado u Olivia Smart ha supuesto una inyección de esperanza para una disciplina que ya mira hacia los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

En el caso de Hurtado, Pekín será el escenario perfecto para culminar una danza que dio sus primeros pasos de gigante en Pyeongchang 2018, donde finalizó 12ª en su segunda cita olímpica junto a su actual pareja, el ruso Kirill Jalyavin. Ambos conforman un dúo especial, gestado y desarrollado sobre el hielo moscovita (su lugar de residencia desde hace dos años) y consolidado en cada una de las competiciones que disputan.

Son historia. Historia viva del patinaje español desde aquella tarde de noviembre de 2018, cuando los dos subieron al segundo escalón del podio para recibir la medalla de plata en la Rostelecom Cup. Nunca antes se había dibujado una imagen similar. Era el primer metal de una pareja española en un evento internacional.

El esfuerzo físico va ligado a un notable sacrificio económico, aquel que estuvo cerca de apartar a Hurtado de las pistas de patinaje. Su traslado a la capital rusa debido a la ausencia de entrenadores de su disciplina en nuestro país supone una dificultad añadida que, de algún modo, queda eclipsada por los éxitos que ha ido cosechando en los meses pasados, el último de ellos, nuevamente, en la Rostelecom Cup, donde sumó junto a Jalyavin otra medalla de bronce.

En el Campeonato de España Iberdrola de Patinaje Artístico y Sincronizado, celebrado en San Sebastián del 13 al 15 de diciembre, Olivia Smart y Adrián Díaz realizaron un excepcional programa corto el sábado (80,07) que les otorgó cinco puntos de ventaja sobre Hurtado y Jalyavin (75,02), una renta que mantuvieron el domingo durante el programa largo.

La última vez que coincidieron ambas parejas en una misma competición fue en enero de 2019, en el Europeo disputado en el Minsk Arena (Bielorrusia). En aquella ocasión, el binomio hispano-ruso acabó en séptimo lugar, mientras que Smart y Díaz concluyeron en octava posición.

Por otro lado, en la modalidad senior individual, Valentina Matos, de 19 años, volvió a proclamarse campeona de España merced a un trabajo encomiable durante el fin de semana en tierras donostiarras. Además, Sofía Val y su pareja Linus Colmor Jepsen revalidaron su título en la categoría júnior, lo que les permitirá disputar un año más el Mundial, que se celebrará en Tallín (Estonia) del 2 al 8 de marzo.

Ellas son el presente y futuro de esta modalidad, las encargadas de hacernos soñar en apenas dos años, cuando el pebetero olímpico inaugure oficialmente los Juegos de Invierno en China. La danza hacia Pekín ya ha comenzado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *