Carolina Marín en el Campeonato Europeo

Carolina Marín está de vuelta

Carolina Marín volverá a competir. Y con esa noticia todos sonreímos y disfrutamos después de sufrir junto a ella una de las lesiones más crueles que se recuerdan en el deporte español. 

Porque a finales del mes de mayo, durante un entrenamiento, la jugadora de bádminton onubense se rompió el ligamento cruzado anterior y dos meniscos de la rodilla izquierda. Pero además vio como una brecha partía en dos sus sueños. 

El 2021 estaba marcado en rojo para Marín desde hacía tiempo por dos motivos. El primero, el aplazamiento de los Juegos por la pandemia. La cita más relevante del panorama internacional, la medalla de oro a la que todos los deportistas aspiran y que ella trataba de revalidar tras conquistarla en Río 2016, era lo suficientemente estimulante para quien siempre lo ha dejado todo en la pista. 

Sin embargo, no era el único reto. Había un segundo que demandaba la misma atención o más, la disputa en su ciudad natal y en el Palacio de los Deportes que lleva su nombre, del Mundial de la disciplina, ese que ella ha conquistado hasta en tres ocasiones (2014, 2015 y 2018). Y todo ello con la firme voluntad de poder dedicarle los éxitos conseguidos a su padre, fallecido en el 2020. 

Una larga lucha por volver 

 

El destino, en cambio, le impidió participar en esas dos competiciones y en algunas más. Han sido varios meses de recuperación, de trabajo intenso para volver cuanto antes y hacerlo al altísimo nivel que siempre ha mostrado en la pista. Una pesadilla que ya vivió en el año 2019, cuando la que falló fue su rodilla derecha durante la final del Masters de Indonesia. 

Han sido pues tiempos duros para Carolina Marín, trabajando en la sombra y luchando contra los elementos con la ayuda de su entrenador y escudero Fernando Rivas. Momentos en los que ha vuelto a poner a prueba la fortaleza mental, en su caso un arma poderosa y efectiva que le ha servido para sacar adelante muchos partidos. 

“He tenido problemas de rodilla, en el menisco interno, un quiste en el menisco externo y también pasé el COVID, que me tuvo un mes fuera, pero cuando me enteré que el Europeo iba a ser en Madrid no sabes la ilusión que me hizo. Desde que lo supe estoy enfocado en ello y estoy muy motivada porque vuelvo a sentirme jugadora de bádminton», detalló en la rueda de prensa en la que anunció su regreso. 

Madrid, Kilómetro 0

 

Carolina Marín compitiendo

Todo esfuerzo tiene una meta y en el caso de la andaluza esta es el Europeo de Madrid que se celebrará entre el 25 y el 30 de abril. Ese es el escenario que ha elegido para reaparecer con la esperanza de convertirse en la reina del Viejo Continente por sexta vez consecutiva y demostrar así que está preparada. 

«He aprendido a tener paciencia conmigo misma y a tener ambición y querer volver a competir. Una tiene que aprender que cada día que se levanta tiene que seguir mejorando. He aprendido también a disfrutar de mí misma, como persona, porque con el calendario es muy estricto apenas tengo tiempo para planes», indicó.  

Bienvenida de nuevo, te echábamos de menos  

Ir arriba