Adriana Cerezo, primera medalla española y directa a la historia

 

La joven madrileña de 17 años consigue una medalla de plata que sabe a oro y que invita a soñar con más títulos en Tokio.

 

Adriana Cerezo (Madrid, 2003) se ha convertido en la primera medallista española en Tokio, en la categoría de -49kg de Taekwondo. Después de años de sacrificio y esfuerzo, en su debut, la madrileña de tan solo 17 años ha demostrado su calidad y talento para convertirse en la décima deportista más joven del deporte español en conseguir una medalla.

Nacida en Alcalá de Henares, empezó a practicar taekwondo a la temprana edad de cuatro años, empujada por su abuelo, mientras veían películas de Bruce Lee y a espaldas de sus padres. Relata que cuando tuvo su primer examen de cinturones, sus padres vieron su cara de felicidad y supieron que ya no había marcha atrás. A partir de ese momento comenzó una trayectoria deportiva imparable.

Excelente estudiante, este mismo año ha sacado un 13 de 14 en la EVAU (prueba de selectividad). Ha compaginado estudios y entrenamientos en el club Hankuk de San Sebastián de los Reyes .

Su tenacidad y amor por las artes marciales hacen de ella una deportista apasionada y entregada. El 2021 está siendo su gran año. En abril logró el oro de su categoría cuando se presentó por primera vez al Campeonato de Europa celebrado en Sofía (Bulgaria). Le ha seguido el éxito en Tokio, donde también debutaba. La taekwondista ha protagonizado una espectacular demostración de sus múltiples habilidades durante el torneo. Días antes de la competición, afirmaba: “En ganas no me va a superar nadie”. Efectivamente, así ha sido.

En octavos de final, derrotó a la serbia Tijana Bogdanovic, número 2 del mundo, por 12-4. En cuartos, en el combate frente a Jingyu Wui, doble campeona olímpica, ha protagonizado una impresionante victoria por 33-2. Tras la semifinal contra la turca Rukiye Yildirim, a la que ha vencido por 39-19, se aseguró un billete para la gran final. En ella, rozó el oro hasta el último segundo, logrando así la medalla de plata frente a la tailandesa Panipak Wongpattanakit.

¡ENHORABUENA, ADRIANA! De promesa del deporte a consolidarse como referente nacional. No tiene límites.

Ir arriba